Desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina se produce cuando, como consecuencia de una rotura retiniana, se introduce líquido entre dos de las capas de la retina ( el epitelio pigmentario y la retina neurosensorial ). Esta rotura puede estar relacionada con un traumatismo o suceder de forma imprevista a consecuencia de un colapso del humor vítreo que provoque tracciones retinianas que conduzcan a la rotura de la retina.

El paciente puede notar la visión de moscas y/o luces en las primeras fases del proceso o una cortina que oculta parte de su campo visual en las fases más avanzadas.

Es importante acudir al oftalmólogo al notar los primeros síntomas, ya que si se detecta la rotura o desgarro en sus fases iniciales puede resolverse el cuadro mediante el tratamiento con láser, sin embargo si el desprendimiento está instaurado tendremos que recurrir a la cirugía.

Las personas con antecedentes familiares de desprendimiento de retina o con enfermedades predisponentes, como la miopía, deberían someterse a controles preventivos de fondo de ojo al menos una vez al año.

Degeneración macular DMAE

La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) se ha convertido con los años en un problema importante de salud pública en todos los países desarrollados. Constituye, en efecto, la primera causa de ceguera legal y una de las primeras causas de mala visión en el mundo desarrollado.

Se denomina mácula a una pequeña área en el centro de la retina. Es el punto que usamos para mirar las cosas y apreciarlas con todo su detalle, la zona destinada a la lectura y a la visión de los colores.

La DMAE se puede manifestar de dos maneras: forma seca o atrófica y forma húmeda o exudativa.
Cuando esta patología se detecta con suficiente antelación disponemos de algunos tratamientos para tratar de detenerla, dependiendo si la DMAE es de tipo seco o húmedo.

realice el Test de Amsler para comprobar alteraciones en su visión

Esta dolencia no se asocia con dolor ni con ningún tipo de molestia ocular, salvo las alteraciones de la visión central. Si un paciente tiene como única patología ocular una DMAE nunca se quedará totalmente ciego, siempre conservará la visión periférica que le permitirá deambular.

Instrucciones:
con sus gafas de lectura, tápese un ojo y mire el punto central de la rejilla. Observe si percibe los cuadrados simétricos, las líneas sin ondulaciones y completas. De lo contrario debería consultar a su oftalmólogo.

Glaucoma

Básicamente nos encontramos dos tipos de glaucoma
· El glaucoma crónico simple
· El glaucoma agudo

El glaucoma crónico simple es una enfermedad del nervio óptico consistente en una atrofia progresiva del mismo, habitualmente asociada a una hipertensión ocular.

Existe controversia sobre el momento en que podemos etiquetar a un paciente de glaucomatoso, pero habitualmente se acepta como tal el paciente que ya tiene lesiones estructurales y/o funcionales en el nervio óptico detectadas por exploraciones tales como la exploración del fondo de ojo, la campimetría y el OCT de nervio óptico.

Cuando no se presentan estas alteraciones calificamos al paciente de hipertenso ocular. Dado que no todos los pacientes responden igual ante las hipertensiones oculares se considera más importante la exploración del nervio óptico que los valores absolutos de presión intraocular. Por ello es difícil responder a la pregunta de «qué tensiones son normales en el ojo». Podríamos decir que cada paciente es un caso diferente y que en la consulta existen dos supuestos que nos pueden llamar la atención:
· Una presión intraocular por encima de 20/21 mmHg
· El aspecto del nervio óptico

comparativa glaucoma: ojo sano, ojo afectado

Cuando detectamos un paciente sospechoso de padecer glaucoma se procede a completar el diagnóstico mediante la realización de una serie de exploraciones complementarias como la exploración del campo visual, el análisis estructural del nervio óptico mediante la OCT o la tomografía láser HRT y la paquimetría corneal para conocer el grosor de la córnea.

El glaucoma crónico simple es una enfermedad silenciosa que no será detectada por el propio paciente hasta estados avanzados de atrofia del nervio, su detección precoz facilita el tratamiento y mejora mucho el pronóstico de una enfermedad que puede conducir a la ceguera si no se trata a tiempo.

Dependiendo del grado de enfermedad el tratamiento se realiza con colirios hipotensores, con láser o con cirugía.

El glaucoma agudo consiste en un acceso de hipertensión ocular que se presenta de forma súbita, en breve espacio de tiempo y de forma muy dolorosa. Cursa con dolor ocular, visión borrosa y enrojecimiento ocular. Se produce a consecuencia de un bloqueo de una estructura intraocular que conocemos como ángulo iridocorneal.

Este bloqueo dificulta la salida del humor acuoso. En las ocasiones en que en la exploración rutinaria del paciente que acude a revisión detectas ciertas anomalías en esta estructura, puedes prevenir el bloqueo e impedirlo mediante una iridotomía con láser. Esta técnica realiza un pequeño orificio en el iris de forma que el bloqueo no se puede producir.

Cirugía refractiva

Cirugía Refractiva. Lasik.
La cirugía Refractiva (Lasik) consiste en una breve intervención, ambulatoria e indolora, que tiene como objetivo corregir los defectos de visión ligados a la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Para ello y tras las obligatorias pruebas exploratorias que determinan si el ojo es apto para este tipo de cirugía, se realiza una modificación en la curvatura de la córnea con ayuda del láser excimer.

El paciente puede reintegrarse a la vida normal transcurridas unas horas, siendo necesario un control post quirúrgico al cabo de unos días.

*La córnea es una parte del ojo que ayuda a enfocar la luz para crear una imagen en la retina. Funciona de la misma manera que la lente de una cámara fotográfica, que enfoca la luz para crear una imagen en la película. La flexión y el enfoque de la luz también es conocido como refracción. Por lo general la forma de la córnea y el ojo no son perfectos y la imagen en la retina está fuera de foco (borrosa) o distorsionada. Estas imperfecciones en el poder de enfoque del ojo son los llamados errores de refracción. Hay tres tipos principales de errores de refracción: miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Cirugía de párpados (Blefaroplastia)

Blefaroplastia (cirugía de los párpados)

  • En qué consiste

    La blefaroplastia es la cirugía que se realiza a nivel de los párpados para tratar los signos de envejecimiento, como son el exceso de piel en el párpado superior y la aparición de bolsas que nos dan un aspecto cansado y en ocasiones de mala salud.

  • Cuándo hacerla

    La mayoría de los candidatos tienen más de 35-40 años, sin embargo hay ocasiones en las que las bolsas son un rasgo familiar y aparecen a una edad más temprana.

  • Cómo se realiza

    Se realiza de forma ambulatoria con anestesia local (con o sin sedación). Las incisiones siguen las líneas naturales de los párpados, y los puntos se retiran entre el 5º y 7º día. Su cirujano le ampliará detalles sobre la técnica y tipo de anestesia que utilizará.

resultados en cirugía palpebral inferior.

Cataratas

Llamamos catarata a la opacificación del cristalino, que es la lente natural del ojo que nos permite enfocar debidamente los objetos. Esta opacidad resta transparencia y elasticidad al cristalino, lo que conlleva una perdida progresiva de la visión. La catarata acostumbra a producirse por causas naturales inherentes al propio envejecimiento, aunque es bien sabido que influyen factores externos que pueden favorecer o avanzar su aparición: fotosolar -sin la debida protección-, medicamentosa, traumática, congénita…


No existe tratamiento aparte de la cirugía para resolver esta patología, si bien en los últimos años esta intervención ha mejorado notablemente en todos los aspectos.
Actualmente, gracias a su técnica minimamente invasiva, la cirugía de la catarata se se ha convertido en una intervención ambulatoria que permite al paciente restablecer su vida normal en pocas horas y con una calidad de visión, gracias al perfeccionamiento de las lentes intraoculares, altamente satisfactoria.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética (RD) es una complicación de la diabetes que afecta a los vasos sanguineos de la retina. Es todavía una de las principales causas de ceguera y baja visión, pese a los notables esfuerzos realizados en el diagnóstico precoz y tratamiento con laserterapia en la población diabética.

La diabetes afecta en España a un 14% de la población y la Federación Internacional de Diabetes (FID) estima que en el 2040 la cifra será de 640 millones.

simulación retinopatía diabética

El tratamiento de la RD es un claro ejemplo de la aplicación de la medicina basada en la evidencia. Los ensayos clínicos realizados han demostrado la eficacia del tratamiento con láser. Además la vitrectomía ha mejorado el pronóstico de ciertas complicaciones de la RD, como la hemorragia vítrea y el desprendimiento de retina traccional. La aplicación de estos tratamientos ha mejorado considerablemente el pronóstico visual de los pacientes diabéticos, habiéndose reducido de manera significativa el riesgo de ceguera 4,5,6.

El diagnóstico precoz de la retinopatía diabética se basa en la exploración del fondo de ojo y en la realización de retinografías, angiografías y OCT macular.