Guía médica

En primer lugar hay que aclarar que el mejor diagnóstico, en cualquier área de la medicina, es el que realiza un profesional. Por tanto, ante cualquier molestia que persista deberemos evitar la automedicación. Sin embargo, es importante conocer los síntomas o antecedentes familiares que hacen aconsejable una visita al oftalmólogo:

Antecedentes-

  • Si en la familia hay o ha habido casos de glaucoma (presión ocular alta).
  • Si los padres son miopes altos.
  • Si hay antecedentes de patologías en retina o cualquier otra zona del ojo (desprendimientos de retina, degeneración macular, etc).

Sintomas y enfermedades-

  • Dolores de cabeza, generalmente asociados a esfuerzos visuales.
  • Deslumbramientos nocturnos, o molestia a la luz intensa (fotofobia).
  • Irritación persistente en los ojos.
  • Problemas de secreción lagrimal.
  • Si aparece una diabetes es conveniente revisar periódicamente los ojos.
  • Si se altera nuestro campo de visión.

“Si la lectura se vuelve difícil en la edad adulta no siempre es debido a la presbicia o vista cansada, a veces se evidencian problemas refractivos que unas gafas premontadas de farmacia no solucionan plenamente.”